impulst-blog-banner-02.jpg
BIENVENIDO AL BLOG FINANCIERO DE CRÉDITOS IMPULSA-T

    César Díaz: sin escalas al Festival de Cine de Cannes

    04-jun-2019 18:20:00 Créditos Impulsa-t Emprender

    Desapariciones forzadas, dolor, superación y amor sin condiciones hacen parte de la esencia de la película “Nuestras Madres”, opera prima del guatemalteco César Díaz que el pasado 15 de mayo se presentó en el Festival Internacional de Cine de Cannes. Hablamos con el director de esta película, que fue grabada en Guatemala, y nos contó lo orgulloso y emocionado que se siente de haber alcanzado este logro para su país, pues es el primer filme guatemalteco proyectado en el importante certamen.
    Cesar-Diaz

    Gracias a un trabajo exhaustivo y acompañado de un gran equipo nacional e internacional, esta producción se convirtió en una de las películas que sí o sí tienes que ver este año.  César Díaz nos contó cómo fueron sus inicios en la industria, cuándo nació la idea de rodar esta película, qué espera del gobierno y nos deja un pequeño mensaje para las próximas generaciones que quieren hacer cine de calidad en el país.

    ¿Cuál fue la película que le hizo tomar la decisión de ser cineasta?

    Esa pregunta es bien difícil, porque… creo que, para mí, fue “Paris Texas de Win Wenders”.  Esa película realmente fue una revelación por muchas razones, no solo estéticamente y lo que significó en el momento, sino por todas las relaciones humanas y toda la relación padre e hijo. Me parecía que era muy emocionante y sensible.  

    ¿Cómo fueron sus inicios en la industria cinematográfica?

    Yo siempre quise dirigir, pero me di cuenta de que para aprender a dirigir lo peor que podía hacer era ir a una escuela de cine a aprender dirección, porque creo que en las escuelas de cine hay mucha paz y poco trabajo práctico. O sea, hay mucho trabajo intelectual y después cuando yo veía a esos estudiantes en el trabajo pareciera que era un mundo distinto, un mundo en la escuela y el mundo de la dirección.

    Entonces estudié guion primero, que me parecía lo más fundamental en el cine. Escribí películas por mucho rato, pero luego estaba desempleado porque es muy difícil ser guionista, todavía. Ser guionista en Europa siendo desempleado es aún más difícil.

    Hice una carrera con varias películas que han tenido éxito como Ixcanul y Temblores. Ya con toda esa experiencia fue cuando me atreví a hacer esta primera película. Yo soy guionista de formación y formador de guionistas.

    ¿Por qué nace la iniciativa de hacer Nuestras Madres?

    Hay dos cosas, yo estaba haciendo una investigación para un documental y descubrí en una población indígena la historia de una masacre, muy parecida a la historia de Nuestras Madres.  Hubo algo que me conmovió mucho y es que las mujeres indígenas como vienen de una tradición oral, necesitan contar la historia para que por un lado se vuela real -porque en Guatemala hay un proceso de negar lo que sucedió durante la guerra- por el otro lado, ellas cuentan la historia para que se sepa y para que los jóvenes y las nuevas generaciones puedan saber qué fue lo que sucedió. Y eso es muy conmovedor.

    Cuando tú llegas a un pueblo y de pronto te dicen: los soldados llegaron aquí, quemaron las cosechas, mataron a nuestros animales, quemaron las casas, nos violaron…es muy impresionante y es conmovedor que estas mujeres sigan de pie.

    Para mí era rendirles un homenaje a estas mujeres víctimas de la guerra que a pesar de todo siguen de pie y siguen luchando. Por otro lado, yo quería una historia personal muy cercana a lo que cuenta Nuestras Madres. Tenía ganas de explorar cuáles son las cicatrices de la guerra desde lo íntimo y qué es relacionarse con tu madre, los sentimientos. Entonces sin querer hacer una película autobiográfica, quería hacer el sentimiento que yo tenía y de mis cicatrices de la guerra para realizar esta peli. Juntar los dos momentos hizo el nacimiento.

    ¿Cuántas nacionalidades están presentes en el filme?

    Algunos actores son mexicanos y la gran mayoría son actores guatemaltecos. En el “crew” había franceses, belgas, alemanes, era un “crew” bastante internacional.

    Como también era una coproducción, yo tuve que hacer todo un cálculo complejo de jefes de cabezas de equipo. Por ejemplo, la directora de arte que es argentina, pero vive en París, cuenta como francesa. La directora de foto que es polaca, pero vive en Bélgica, cuenta como belga. Fue bien complejo, pero al final fue bien enriquecedor ver como avanzábamos.

    Nuestras Madres es la primera película guatemalteca proyectada en El Festival de Cannes. ¿Cuál es el sentimiento?

    Yo estoy súper emocionado. No me lo creo, la verdad es que no me lo creo.  A veces todavía regreso al mail de invitación para ver si realmente esto está sucediendo. Y por otro lado me gustaría aprovechar esta película para poder desarrollar la industria guatemalteca que es una industria bien brillante, en la cual no existe cine, no existe una escuela digna de ese nombre. Entonces aprovecho este momento para decirles: dense cuenta como nosotros en Guatemala tenemos historias, tenemos capacidades, sabemos hacer las cosas. Lo que necesitamos en este momento son apoyos estatales y apoyos privados para poder seguir haciendo cine.

    Guatemala reconoce alrededor de 200.000 muertos durante la guerra civil. ¿Nuestras Madres es un homenaje a ellos y a sus familiares?

    Por supuesto. Son 200.000 muertos y 45.000 desaparecidos. Entonces es una manera de mostrarle al mundo qué fue lo que sucedió en Guatemala, porque desgraciadamente no se conoce y yo creo que no se conoce porque hay un racismo ordinario en lo que nos sucedió durante la guerra, porque la gran mayoría de muertos son indígenas y porque son indígenas no cuentan en la historia. Entonces creo que el hecho de contar esta historia es una manera de rendirles homenaje y es una manera también de hacerlos existir en la historia para que se siga contando.

    ¿Qué es lo que más resalta de su película? ¿Por qué deberíamos verla?

    Para mí lo que más se resalta es la obsesión del personaje principal buscando a su padre desaparecido durante la guerra. Entonces creo que esto es por un lado el eje de la historia y por el otro lo que hace es que la película, más allá del discurso político o de mi voluntad por querer contar el genocidio guatemalteco, haga que una persona en Colombia, Argentina o China pueda emocionarse con ella, porque creo que la necesidad de conocer nuestros orígenes es universal. Todos tenemos esta necesidad.

    pelicula-nuestras-madres-cesar-diaz

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                      Fuente: Facebook

    ¿Qué tan fácil o qué tal difícil es financiar una película en Guatemala?

    Imposible, o sea, es casi imposible porque tienes que salir a buscar fondos internacionales. Los fondos de coproducción son muy pequeños como para levantar una película. Entonces te encuentras con que tal vez puedes alcanzar esos fondos franceses, o belgas, o españoles, pero el problema es que de pronto tu película tienes que tener una serie de compromisos con jefes de equipo, lugares de locación, lugares donde editas...

    ¿Qué tanto apoya el Estado los proyectos culturales en Guatemala?

    Es responsable como lo es de la salud, la educación y demás. El desarrollo de toda la cinematografía latinoamericana, incluso europea; todas las cinematografías que se han desarrollado han sido gracias al apoyo estatal. Yo creo que Colombia no sería Colombia si Proimágenes no existiera. Entonces, mi llamado de atención es decirle justamente al estado guatemalteco que estos son efectivamente gestos artísticos, pero también son parte de una industria que ayuda a la gente.

    El dinero que incluso ellos pueden dar sirve para crear una industria y financiar hoteles, renta de equipos, salarios y demás. O sea que no es dinero perdido, que no es un subsidio regalado. Y, por otro lado, parte de ser una democracia saludable, es poder tener espacios en los cuales podamos hablar de nuestros problemas y parte de eso es hacer películas. Entonces, seremos una democracia robusta en el momento en el cual el Estado sea capaz de financiar eso y de vernos a nosotros mismo representados en la pantalla.

    ¿Cuál es el mayor reto para hacer cine hoy en día?

    Es buscar proyectos, porque creo que hay un problema en este momento y es que hay mucha gente haciendo cine o mucha gente queriendo hacer cine, pero tal vez por las razones equivocadas. De pronto haya mucha gente queriendo hacer esto sin preguntarse qué es lo que quiere contar. Entonces yo creo que esta búsqueda de proyectos honestos es lo más difícil en este momento, porque antes de pensar en un guion, en financiarlo y demás… pues tú tienes que hacerte la pregunta: ¿qué es lo que yo quieres contar? y ¿qué tiene que ver eso conmigo mismo como ser humano, como ciudadano, o como artista?

    ¿Con qué actor o director de cine te gustaría trabajar en un futuro?

    Hay un guionista con el cual me gustaría mucho trabajar que es el de “Ken Loach”, Paul Laverty. Creo que si hay un guionista que logra hacer películas con contenido, pero además tiene historias humanas fuertes y que logran conectar con el público es él. Con él me gustaría mucho colaborar. La verdad es que el equipo de trabajo que construimos en Nuestras Madres fue muy sólido y lindo, a mí me encantaría que en mi próximo proyecto pudiéramos seguir colaborando juntos porque creo que hicimos una muy buena química y unas muy buenas mancuernas.

    ¿Qué decirles a los guatemaltecos que piensan que los sueños no se cumplen?

    Yo quiero decirles que yo no quiero entrar en ese discurso ‘motiemocional’ de que si tú crees en lo que haces puedes lograrlo, o sea, sigue trabajando. No, creo que la mejor manera de alcanzar sus sueños es creyendo en ti, pero también creyendo en los otros. Creo que el cine es el mejor ejemplo, uno no hace películas solo, tú necesitas de los otros, necesitas del talento de otros, de la solidaridad de otros y de todo eso junto para poder hacer una película. Yo creo que es como un ejemplo de lo que podríamos construir como país si dejáramos de pensar en nuestras pequeñas personas y pensáramos en una cosa mucha más colectiva, solidaria y global.

    Creemos que el cine guatemalteco puede llegar aún más lejos, como referente del cine en el país ¿qué consejo le puede entregar a los jóvenes que sueñan con seguir tus pasos?

    Yo siempre he creído que el talento no existe, para mí el talento es una mezcla de trabajo, más trabajo, más trabajo y que las horas que significa hacer un guion, y el tiempo que se dedica para preparar y desarrollar los proyectos es súper importante. Entonces hay que trabajar porque esto no llega de la nada. Esto llega porque hemos ‘chambiado’ mucho, muchas personas durante cinco años.  

    ¿Nuevos proyectos para mostrar a Guatemala y el mundo?

    Estoy adaptando la novela de Arnoldo Gálvez Suarez que se llama “Los jueces”. Habla sobre la búsqueda de justicia de un barrio pobre en un lugar donde la justicia no existe. Yo estoy convencido, así como en Nuestras Madres, que para crecer como sociedad y para crecer como democracia nosotros necesitamos justicia. Cuando el Estado no existe, la justicia la tienen que tomar por ellos mismos. El otro proyecto que estoy trabajando es un documental sobre la morgue de la Ciudad de Guatemala porque esta es una ciudad súper violenta en la cual hay 18 asesinatos por día. Yo quería hablar de la violencia sin enseñar la violencia necesariamente. El lugar que recibe todo esto es la morgue y sobre todo es el lugar que recibe a los familiares, los que andan buscando esos desaparecidos por la violencia que ahora es una violencia cotidiana.

    ¿A quién le agradecerías por creer en ti?

    Yo la verdad es que quisiera dedicárselo, de nuevo, a las víctimas de la guerra, las víctimas de la guerra que creyeron en mí, para abrirnos las puertas de este pueblo, las víctimas de la guerra que entrevistamos para construir a los dos personajes femeninos y que confiaron en que yo era la persona correcta para poder contar sus historias.

    Créditos Impulsa-t

    Escrito por: Créditos Impulsa-t

    Suscríbete a nuestro blog

    DÉJANOS TU COMENTARIO